Piensa que cada día es el más

importante y entrégale tu fuerza

y tus deseos.

 

Lo que hoy no conseguiste, con ánimo y

cariño podrás lograr mañana.

 

No bajes la mirada, y habrá

siempre una estrella,

un sueño que seguir, una esperanza.

 

Sí alguna vez tus sueño se derrumba

busca un poco de luz en tu ventana,

prométete a ti mismo un arco iris

y vuelve a comenzar.

 

No te detengas, construye nuevos

sueños.

 

Piensa siempre que en tu camino

nada es imposible.

Páginas