Artículo

PELÍCULAS QUE TE GUSTABAN CUANDO ERAS NIÑO Y QUE EN REALIDAD NO SON MUY BUENAS

Flubber: El invento del siglo (Flubber, 1997)

 

No te engañes, no porque sale Robin Williams es una cinta destacable. Los gags y actuaciones son de lo más soso, y el único apartado que vale la pena rescatar es el de efectos visuales.

 

Un ratoncito duro de cazar (MouseHunt, 1997)

 

La fórmula de Mi pobre angelito (un ser en apariencia indefenso que resulta más astuto que quienes pretenden invadir su hogar) se aplicó a esta cinta que solo luce una total falta de chispa en sus gags físicos.

 

Cuidado: Bebé suelto (Baby’s Day Out, 1994)

 

Lo que es gracioso en la niñez, no necesariamente lo será en la adultez. Mucho menos si es un bebé sorteando toda clase de situaciones mientras sin quererlo escapa constantemente de sus secuestradores. Ughh.

 

El regalo prometido (Jingle All the Way, 1996)

 

Arnold Schwarzenegger siempre ha tenido vena para la comedia (incluso sus películas más emblemáticas fueron diseñadas para hacerlo arrojar one-liners hilarantes a destajo), pero ese toque se pierde por completo en esta insulsa película que solo es recordada por tener en su elenco a quien eventualmente dio vida a Darth Vader niño, y ese otro cuento, por cierto, tampoco resultó bien. Quizá Jake Lloyd estaba maldito